Aterrizar a una realidad que esta a pocos pasos

Colombia
Para mí ser voluntaria es poder acercarme a otro que puede ser distinto a mí tal vez en muchas dimensiones, o quizá puede ser más semejante de lo que me imagino… lo grandioso de esta experiencia es que en ese encuentro con el otro se genera algo que tal vez a través de otras experiencias uno nunca pueda vivir.

Camila Vergara Gallardo nació en la ciudad de Angol en la región de la Araucanía al Sur de Chile. Angol es capital de la provincia de Malleco, una ciudad donde viven alrededor de 60.000 personas y donde las actividades productivas y laborales son la producción agrícola maderera, y la exportación de manzanas, frambuesas, frutillas y tomates.

Camila es psicóloga de la Universidad de La Frontera de Temuco, capital de la Araucanía. En el transcurso de su formación, tuvo la disyuntiva de si formarse como psicóloga clínica o psicóloga comunitaria, pues ambas áreas le gustaban, pero finalmente se dicidió por el enfoque clínico, especialmente en Terapia Familiar; sin embargo, la vinculación con el campo psicosocial ha sido permanente desde su ámbito laboral, lo cual ha sido enriquecedor porque le dio la posibilidad de un trabajo interdisciplinario.

De donde es oriunda Camila, el voluntariado comenzó a tomar fuerza después del terremoto de 2010, ya que muchos jóvenes se movilizaron para ayudar y en la actualidad, hay iniciativas desde lo privado y lo municipal que abogan por el cuidado del ambiente, la tenencia responsable de mascotas y el apoyo a personas en situación de calle, entre otros.

La experiencia de Camila con voluntariados la ha hecho por medio de actividades religiosas y misiones católicas en zonas rurales. Dicha experiencia le dio la oportunidad de conocer realidades sociales hasta ahora desonocidas para ella, como era el trabajo rural, la interculturalidad y la pobreza.

Dichas experiencias, fueron el motor para que Camila se interesara en aportar con sus conocimientos y disposición para trabajar con niños/as. Cuando era estudiante universitaria, ella se vínculo al programa “Adopta un Hermano” de la Fundación de la Superación de la Pobreza, allí el choque con la realidad marcó profundamente su carrera profesional. Ese acercamiento con el voluntariado fue clave para que la burbuja de la vida universitaria se rompiera.

De igual manera sucedió cuando fue voluntaria en “Un techo para Chile”, ahí participó en las construcciones de emergencia luego del terremoto de 2010, y además formó parte de un equipo de voluntarios que realizaron trabajo educativo con niños que pertenecian a campamentos (invasiones).

Camila cuenta que trabajar como estudiante-voluntaria ha sido muy potente y la marcó en lo personal y lo profesional, tanto así que ha direccionado los escenarios donde decide trabajar. Además, manifiesta que lo grandioso de la experiencia es el encuentro con el otro, la oportunidad de ser y estar desde la vivencia compartida y desde el aprendizaje, lo cual conduce a que el impacto sea para el profesional voluntario y para la comunidad con la cual trabaja.

Camila

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com