Un gesto de afecto, una mano amiga y un buen consejo

Colombia

Marcos Silva, es Psicólogo de la Facultad de Psicologia de la Universidad de Montevideo, Uruguay. Decidió estudiar dicha carrera, en palabras de el: “por tener un fuerte contacto con las desigualdades y falta de oportunidades que existen de acuerdo a los estratos sociales, los cuales marcan la forma en que la gente ve su vida y la enfrenta, individual y familiarmente”.

Es una persona muy consiente de que hay diversos tipos de violencias ejercidas por sistemas socio-económicos y culturales que tejen un horizonte de resultados posibles, como familias disfuncionales, fenómenos sociales de adicción (a las drogas, a los malos vínculos, al juego, al dinero, a la nada)  y a la locura, manifestación mal llamada «enferma» de la victimización que hace el sistema en los individuos.

Es una persona que a muy temprana edad tuvo contacto con la filosofía y la literatura, lo que le enseñó a entender el mundo de un modo un tanto «desafectado» para poder comprender que alguien debe hacer la difícil tarea de unir los pedazos rotos de tanta fractura social. Y es ahí, donde él se ubica, en un terreno de idealismo.

Durante su formación tuvo diversas experiencias de carácter social, como por ejemplo: “una pasantía en una escuela de contexto critico para niños y adolescentes con diagnostico de Trastorno de Conducta”, con los cuales  realizó un trabajo de apoyo psicosocial y de orientación vocacional; realizó otra pasantía de prevención de abuso sexual en una institución de educación secundaria; y además, trabajo como educador en un centro nocturno de refugio a personas en situación de calle, de edades entre 18 y 60 años.

Dichas experiencias le han ayudado a comprender que la pobraza es un fenómeno multidimensional, pero que en primera medida es mental, y está se asocia a la falta de recursos emocionales para hacer frente a los diversos desafíos que se presentan, y la capacidad o incapacidad que se tenga para buscar soluciones e identificar el punto exacto del problema para no ahogarse en soluciones estériles o nocivas.

Entonces, las vivencias han llevado a esté joven a interiorizar que a veces un gesto de afecto, una mano amiga y un buen consejo, pueden más que mil monedas dadas sin el menor sentido de humanidad; eso lo demuestran las personas con las que ha trabajado.

Sobre el lugar donde nació Marcos, se puede decir, que es una capital pequeña, con 1,5 millones de habitantes, y una extensión territorial de 194 km2 donde se concentra la actividad comercial y empresarial de Uruguay. En Montevideo, hay grandes diferencias, existen barrios sumamente ricos, donde los servicios no faltan, el agua potable y corriente sobra, y en la  noche, las luces iluminan lujosos restaurantes, centros comerciales y sitios de diversión que abren sus puertas hasta altas horas. Y de otro lado, hay barrios donde no existe saneamiento adecuado, abundan ranchos humildes confeccionados con cartón, lata y madera, y las tabernas nocturnas, dan lugar a diversos grados de violencia y sentimientos de inseguridad.

En general, en Montevideo se respira el tránsito de una clase trabajadora que atraviesa su vida en carros y buses vertiginosos, vendedores ambulantes y cantores populares que rebuscan el sustento de sus familias a veces desafiando condiciones climáticas y de seguridad. Pero aún así, es de resaltar que es una capital cultural, hay arte, teatros, cines, varietés pluriculturales, bellas bibliotecas que se han convertido en cafes literarios de tarde-noche, espectáculos callejeros de muy buen nivel, festivales de música autogestionados por artistas, donde confluyen bandas de diversos estilos entre los que se destacan el rock punk, el metal, la murga, el candombe, y otros estilos, fruto de la mezcla de identidades musicales de América. Es un lugar donde han surgiendo cantores populares con formato acústico de guitarra, cajon o tambores muy interesante.

En esa misma línea, es importante entender que el Montevideo de Marcos tiene una impronta familiar, donde la transmision de valores y la disciplina del esfuerzo constante se transmiten desde muy temprano para conducir a pensar que las personas deben superarse a si mismas y no ser un simple eslabón de la cadena del sistema económico.

Ahora, con respecto a las ideas sobre el voluntariado, Marcos anota que,  “en el país no son muy conocidas  y se asocian con actos de caridad de corte religioso y beneficenciaW. Agrega además, que, “no recibir  remuneración económica es un despropósito. En realidad, pocos entienden que salir de la comodidad es poder conocer territorios, aprender y mostrar diferentes realidades”. Es ahí entonces, donde reside el motivo que Marcos se sumará a la apuesta del voluntariado, porque salir de la zona de confort para ayudar con sus conocimientos es la posibilidad de ver y mostrar diferentes perspectivas de mundo, y por eso, la invitación es que se más personas se sumen a voluntariados, porque son experiencias totalmente transformadoras.

Marcos Julio

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com