La riqueza del encuentro

Colombia
Compartimos la reflexión en torno al encuentro de diversidades que hace María Isabel Franco, Directora Ejecutiva de América Solidaria Colombia.

En América Solidaria trabajamos desde las riquezas. Creemos firmemente en que estamos en un Continente lleno de riquezas. El problema de nuestro Continente no tiene que ver con la escasez; tiene que ver con la profunda e histórica desigualdad.

Colombia por ejemplo, es un país que por su ubicación geográfica, desde la época de la colonización Española, se configuro como un lugar donde por las buenas y por las malas, distintas razas se encontraron y se asentaron.

Según el DANE (Departamento Nacional de Estadística) Amerindios, Africanos y Españoles de la época colonial son los predecesores de las 84 Etnias Indígenas (3,4% de la población actual en Colombia), de la población Afrocolombiana (10,6%) y; el pueblo Gitano que habita en Colombia (aprox. 5.000 personas) que conforman la diversidad étnica del país.

¿Qué pasaría si en Colombia como en los demás países, viésemos esta diversidad como una fuente de riqueza? Si en vez, de segregarnos por el color de la piel, los acentos, los rasgos físicos; nos encontráramos desde la humanidad misma.

En Colombia, por ejemplo, además del español, se mantienen 64 idiomas indígenas; que se suman a idiomas criollos como el Bandé, el Palenquero y el Romaní. ¿Lo vemos como una riqueza o esperamos simplemente que todo el mundo me entienda a mí?

Parte de la riqueza del año de voluntariado que propone América Solidaria a Jóvenes Profesionales, es la posibilidad de estos encuentros y porque no, de estos descubrimientos.  Estamos convencidos que cambiar las miradas y borrar las fronteras, es el primer paso, para que entendamos que la responsabilidad de superar la pobreza es de todos; sin embargo, esto no es posible sino nos damos la oportunidad de encontrar en el otro, un ser humano tan valioso como nosotros, con sueños, fortalezas y errores. Seguramente con rasgos físicos y contextos culturales distintos, con idiomas diferentes, con acentos y palabras nuevas. Seguramente también, con la expectativa del conocimiento, de la pregunta de ¿Por qué hablas así?

Durante 4 años América Solidaria en Colombia, tuvo dos proyectos en asocio con la Corporación Diocesana de Cartago. Cartago, esta al sur occidente de Colombia, es una población pequeña y de clima cálido. Cruzada, desafortunadamente, por dinámicas muy complejas de narcotráfico y la triste historia de violencia que ello conlleva. Allí en Cartago, vivieron 4 misiones de Jóvenes Profesionales Voluntarios. Para Monseñor Jairo Uribe, Director de la Corporación, el valor de los jóvenes profesionales no estaba solo en los proyectos que adelantaban; sino en el impacto que estos jóvenes causaban en los muchachos de Cartago. “Ver una persona que habla mi mismo idioma, que viene de lo más al sur del continente, que vive austeramente, que tiene mi misma edad….¿Porque él puede ser un profesional voluntario en otro país y yo no podría?”. Así definía Monseñor Uribe, el “impacto no obvio” del voluntariado de América Solidaria. Unos años después de esta alianza y de la presencia de los Profesionales Voluntarios en Cartago, hemos empezado a recibir postulaciones de jóvenes de Cartago y alrededores que quieren aportar también a la superación de la pobreza.

Esa es la riqueza del encuentro en este Continente lleno de diversidad y de desafíos.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com