SER VOLUNTARIO, ES SER SOLIDARIO

Colombia
Durante el mes de la solidaridad en Colombia, América Solidaria se une a esta celebración, resaltando el trabajo de los profesionales voluntarios internacionales que trabajan en nuestro país y contribuyen a la superación de la pobreza infantil.

Pamela y Francisco trabajan en  el proyecto CESANA, que busca superar la mal nutrición de los niños y niñas en Medellín; ellos nos cuentan su experiencia de voluntariado:

A quienes lean esta carta:

Nuestro trabajo es en una clínica de atención a niños y niñas con diagnósticos nutricionales de riesgo, nos encargamos de organizar actividades educativas y lúdicas para modificar estos hábitos alimenticios. Muchas personas creerían que esto se soluciona con una dieta y/o un plan de actividad física, pero hemos encontrado que la comunidad con la que trabajamos necesita más que eso. La necesidad de atención en salud es enorme en todo Latinoamérica, y Medellín no es la excepción, pero hay una urgencia por escuchados, por sentir, compartir y jugar. Cuando trabajamos en esos ámbitos, encontramos una conexión con un espíritu de servicio y solidaridad que busca transformar realidades. Ser voluntarios en esta misión no es sencillo, pero hay muchas invitaciones a hacerlo. Entonces, surge algo más importante,  dejamos de verlos como pacientes y los vemos como personas que pueden cambiar al mundo.

La familia es todo un continente que llevamos en el corazón y que se forma por distintas culturas sin fronteras, donde no existen aduanas ni tratados comerciales para ir en ayuda de quienes conformamos este espacio; el cual habitamos tomando los valores de amor, justicia, bondad, colaboración y solidaridad como base para la transformación de este continente. Es así como estamos formando raíces con cada uno de los integrantes de este proyecto llamado CESANA (Centro para la salud de niños, niñas y adolescentes) en el cual conjuntamente aportamos a la línea de vida de cada una de estas personas.

Pamela Sánchez – Ferrada y Francisco Vázquez.