El voluntariado es la posibilidad de conocerse a través del otro

Colombia

Milagros Aguilar es una peruana nacida en Lima, una ciudad con mucha riqueza histórica y cultural. Su familia es de provincia, y eso le ha dado la oportunidad de viajar al interior del país y criarse con costumbres del departamento de Huánuco, la tierra natal de su madre. La infancia de Milagros transcurrió escuchando historias, mitos locales y disfrutando de la vida de campo en sus vacaciones escolares, lo cual marcó un contraste con su vida en Lima.

Ella asegura que haber estudiando sociología en la Universidad Nacional Federico Villareal de Lima, le ha permitido profundizar, conocer y entender la realidad social con otra óptica, y comprender que los seres humanos son seres sociales, y que por lo tanto, entre ellos hay intereses comunes o en disputa.

Milagros nos cuenta que “en Lima los voluntariados no son un tema nuevo, pues desde el sector privado y público se promueve acciones de este tipo, pero esto no hace que se comprenda bien el sentido de los voluntariados, porque a menudo se asocia con acciones esporádicas a las cuales se dedica el tiempo libre y no una actividad que implica un alto grado de compromiso, nada más alejado de la realidad”.

La vida de Milagros siempre ha estado relacionada con acciones voluntarias, pues creció viendo a su mamá invirtiendo su tiempo y recursos en ello. Por lo tanto, las acciones de su madre fueron un detonante para que ella creciera sin ser indiferente a problemáticas que directamente no la afectaban a ella.

Las experiencias de Milagros respecto al campo social han estado relacionadas con análisis en zonas rurales de las ciudad y en la zona de Chilca, ubicada a una hora de Lima pero muy diferente. También trabajó en organizaciones sociales de base, comedores populares, en el sector de salud implementando una estrategia para bajar los niveles de anemia en niños menores de tres años de edad, implementando capacitaciones a los docentes de una escuela ubicada en Salinas y levantando información para diagnósticos sociales en las zonas de Trujillo y Chiclayo, allí trabajo con pescadores y campesinos.

Milagros invita a más personas a sumarse como voluntarias porque dice que “es una experiencia que contribuye a que se cambie el panorama sobre lo que se cree que se sabe”, y que además, pone a prueba no solo los conocimientos profesionales sino la fortaleza personal de afrontar los nuevos caminos y nuevas ideas.

Es por tanto, poner en práctica la tolerancia, la paciencia, la capacidad de diligencia, la empatía, porque al final considera que es ella la que termina aprendiendo más en el proceso. El voluntariado es la posibilidad de conocerse a través del otro, es dejar que el otro deje una huella en uno.

 Cultivarte Anserma - Equipo

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com